viernes, 25 de septiembre de 2009

Kashi-pan Aperitivos y caprichos para el desayuno

En el siguiente reportaje se respetan todos los aspectos del texto original, se han copiado tal cual fueron puestos por sus autores, se incluyen de igual manera los créditos a sus propios autores.


Kashi-pan
Aperitivos y caprichos para el desayuno

Texto: Otani Hiromi, periodista gastronómico Fotos: Kawada Masahiro

Entre en una panadería en Japón y verá todo tipo de cosas, desde hogazas inglesas y barras y cruasanes franceses a bollería kashi-pan. Muchos kashi-pan (“panecillo dulce”) son bollos rellenos con mermelada o una crema suave de chocolate. Ligeros pero saciantes, son ideales para el desayuno y los aperitivos.

La historia del kashi-pan proviene del an-pan, bollo relleno con una mermelada de habichuelas (frijoles), que todavía es el dulce favorito de mucha gente.

El pan llegó por primera vez a Japón a mediados del siglo XVI, pero su horneado no comenzó en serio hasta 1869 aproximadamente. Al principio algunos hoteles y restaurantes de estilo occidental hacían pan para su clientela extranjera.

Fue por estos tiempos cuando Kimura Yasube’e, el propietario de la panadería Kimuraya en el distrito Ginza de Tokio, probó a hacer un nuevo tipo de bollo. En 1874 le salió un an-pan. Inspirado en el manju al vapor, tradicional y popular, decidió rellenar con pasta dulce de habichuelas adzuki una masa de harina de trigo con forma de bollo. Para levantar la masa empleó malta de arroz en lugar de semillas de lúpulo. Con estas dos ideas creó un dulce blando, dulce y fácil de comer, adecuado para el paladar japonés.

Aunque el an-pan era nuevo, estaba inspirado en las tradiciones culinarias familiares. Quizá por eso fue un gran éxito. Con el tiempo los japoneses se acostumbraron al pan de hogaza también. Gracias al an-pan la cultura culinaria de Japón acogió el pan por vez primera. Desde entonces el país ha desarrollado muchos productos de panadería que son únicos.




Una muestra de bollería kashi-pan. Siguiendo las agujas del reloj desde arriba a la derecha.
1Melón-pan: Su superficie es crujiente; pero el interior es blando y aterciopelado. Hay varias explicaciones para el origen de su nombre, “pan de melón”: la opinión más corriente es que esa capa externa crujiente parece la piel de un melón cantalupe.
2Kurimu-pan: Bollo relleno de crema de castaña.
3Jamu-pan: Bollo relleno de mermelada. Aquí se ha utilizado la de albaricoque, aunque la más habitual es la de fresa.
4Koshian-pan: Rematado con semillas de adormidera y relleno con koshian (una refinada pasta dulce hecha con habichuelas adzuki y pasada a través de un colador fino).
5Ogura’an-pan: El bollo an-pan más típico. Relleno con ogura-an, mermelada hecha con las habichuelas adzuki enteras.
6Sakura’an-pan: Con relleno koshian. Rematado con una flor de cerezo conservada en salmuera.
7Korone: Bollo con forma de caracola, relleno de crema de chocolate.
Todos los dulces han sido hechos por Kimuraya Sohonten Ltd.

En 1900 Kimuraya comenzó a comercializar el jamu-pan, bollo relleno de mermelada de albaricoque. Cuatro años después Nakamura-ya, del distrito de Shinjuku de Tokio, sacó el kurimu-pan, bollo con crema de castaña dentro. Hacia 1910 se importó levadura de Estados Unidos, modernizando las técnicas de panadería. Después de la segunda guerra mundial el país vio todavía más variedades de pan, y unos dulces kashi-pan novedosos se convirtieron en gran atracción en las panaderías.

Los japoneses son buenos introduciendo tradiciones culinarias de otros países y adaptándolas a sus propios sabores. Un ejemplo perfecto de esto es el an-pan. El hecho de que el arroz continuara siendo el alimento básico para mucha gente puede explicar por qué los productos hechos de trigo, incluido el kashi-pan se convirtieron en aperitivos y no en parte importante de la comida.

Con toda seguridad el kashi-pan seguirá evolucionando en direcciones diferentes y atractivas, como reflejo del gusto cambiante de los tiempos.

Fuente: web-japan

No hay comentarios: